CLAVES PARA NO DOMINAR EL MERCADO

elegir-un-broker1

Muchas veces, me planteo, porque la gente pierde dinero en bolsa, y la respuesta no la encuentro… o si…

Durante toda mi experiencia, me he cruzado con mucha gente, con información distorsionada y unos datos totalmente falseados, realmente acojonantes, pero la verdadera realidad, es que la gente pierde dinero en bolsa, porque no sabe cómo invertir y lo más importante, no tiene cultura financiera.

Todos tenemos un potencial en nuestro interior, pero no el mismo, hay gente que es buena copiando, sin desarrollar un producto, la teoría del copia al vecino si le va bien, y tu proyecto triunfará, pero realmente no todo el mundo vale para invertir en bolsa, bien sea por su control psicológico, por su avaricia, de la cual ya hemos hablado, o simplemente de lo más importante,de la falta de un método de inversión.

Como el triatleta, que domina perfectamente las 3 categorías; la primera el saber nadar correctamente con una buena técnica,la segunda saber controlar la mente en el desarrollo de la bici y el control sobre las ruedas, y la tercera y más importante de todas, la resistencia para aguantar los últimos kilómetros para llegar a la meta.

La gente no tiene disciplina, ni aversión al riesgo. El primer error de la gente es la inversión, no se puede invertir sin conocimiento.

Pondré un ejemplo muy sencillo…

Tenemos un dinero que queremos enviar a un familiar, y contratamos a una persona para que se lo lleve  ( bróker), esta persona nos cobrará por el servicio, pero como realmente no tenemos la seguridad de cómo va a llegar ese dinero, esta persona desaparece y nuestro dinero no llega a su destino, sorpresa ¡!

Esto os sonará raro verdad, pero muchos de vosotros sabéis que no es así, cuantos de vosotros solicitáis asesoramiento a trileros, para que os digan en que valores invertir y en cuales no, o cuantos de vosotros conocéis gente que calienta valores para entrar y perder. Reamente muchos de vosotros solo seguís, a la gente que os dice lo que queréis oir, o donde hay que invertir o donde no.

En bolsa si pierdes el dinero, no tienes a quien reclamar, no hay devolución, solo son tus decisiones las que te llevarán a ganar o perder.

Esto lo hacemos, porque es un blog donde decimos lo que queremos, y no lo que los demás quieren oir.

images

Alfonso M.
Anuncios

LA PACIENCIA, PIEDRA ANGULAR DEL TRADING (1/2)

Sin título

¿Aguantarías a largo plazo 38 años? Ronald Wayne vendió sus acciones de Apple en 1976 (representaban el 10% de la cotización) con unas plusvalías de 800 USD. Ahora mismo, esas acciones valdrían 58 BILLONES de USD. Es un ejemplo algo exagerado, pero es así. La paciencia es LA PIEZA CLAVE de todas las inversiones. Este artículo es la primera parte de dos, para que no se os haga pesado y tengáis tiempo de asimilar lo que aquí os expongo, con ánimo de ayudaros a mejorar como traders.

La PACIENCIA, esa cualidad que en casi todos los que empezamos a invertir brilla por su ausencia, es algo que debemos trabajar y aprender a desarrollar por nosotros mismos. No hay curso, seminario, libro o clase magistral que nos enseñe a tener paciencia, y no una poca, sino la necesaria (que es mucha) para operar en Bolsa. Esto es aplicable a todos los tipos de traders e inversores a medio y largo plazo. Solo que en el trading, se hace incluso más necesaria. Indispensable.

La paciencia y el FOMO. FOMO es un acrónimo que significa “Fear of missing out”, y no es más que el agobio por perderse algo, la ansiedad y el miedo que supone el sentirse fuera del mercado. Y esto es algo muy común en los traders, que hace que cometan los más grandes errores. Esto se da, sobre todo, en un mercado alcista (aunque lo mismo experimentan los bajistas cuando hay una corrección, lo que pasa que normalmente las correcciones son menos prolongadas en el tiempo, ya que, en la bolsa, se sube por las escaleras y se baja por el ascensor). Ya hemos vendido nuestras acciones y, antes de poder estudiar y analizar de nuevo desde fuera, queremos volver a entrar, y cuanto antes, pues la bolsa sigue subiendo, todo el mundo está ganando dinero y nosotros lo hemos dejado de ganar en el momento en el que hemos liquidado nuestros valores. ¡Estamos perdiendo dinero con nuestro líquido en la cuenta parado! NO. El efectivo también es una posición. Debemos ser pacientes, ya que todo esto se suele dar en un momento en el que empieza a haber sobrecompra, no hay que seguir a la manada y hay que pensar por nosotros mismos. Es mejor esperar y coger la ola de nuevo desde abajo, a entrar mal y tener que quedarse esperando a que todo recupere de nuevo. El poder disciplinarnos haciéndonos a nosotros mismos esperar, cuando realmente lo que quiere nuestra ansia es entrar, es algo que nos va a ofrecer el mercado numerosas veces. Poder ver que al final hemos hecho bien y no sufrimos las consecuencias, y ver la caída desde fuera es una grata recompensa. Este entrenamiento es de los mejores para trabajar la paciencia, aunque se sufre mucho. Pero debemos pasar por ello.

La paciencia y el ciclo bursátil. Tras haber comentado lo que debemos hacer en caso de estar fuera y sentir “FOMO”, vamos al caso contrario. Al cual no lo hemos resistido y hemos entrado tarde y mal. Empiezan a caer las cotizaciones, y a nosotros nos recorre un sudor frío, mientras vemos cómo perdemos dinero. La Bolsa tiene sus ciclos. Y esto es algo que vamos a aprender y asumir a lo largo de nuestro camino como traders. Lo veremos con este “reloj de las inversiones” , aunque hay muchos otros esquemas que definen los ciclos de la Bolsa, he querido elegir éste, pues me ha parecido muy visual.

RELOJ

La ola empieza a dejarse ver venir en la Reflación, la primera de las fases del ciclo económico. Cuando ya todo ha caído, se han desinflado esos valores que todo el mundo, en medio de la locura, se dispuso a comprar. Debemos esperar a que empiece a repuntar, ya que de lo contrario la corrección continuaría. Momento de pensar entrar en el mercado claramente.

Segunda fase, la Recuperación, el nivel de los precios empieza a ascender y la recuperación crece. Aquí empieza la ola, y aquí es donde hay que cogerla. Momento de comprar e invertir, e ir liquidando valores que pierdan fuerza al final de la fase. Hay una frase que dice: “que el último duro se lo lleve otro”. Pues bien, sería momento de aplicarla cuando estemos entrando en la tercera fase.

El Recalentamiento, o sobrecompra. Está aquí la euforia, el optimismo exagerado y todos los ingenuos comprando como locos. Momento de salirse del mercado, liquidar posiciones, y volver a esperar. Los precios ya están muy elevados y no tardarán en llegar las medidas de subidas de tipos, o malas noticias que harán caer la bolsa (en ascensor…) para volver a empezar el ciclo desde abajo.

Cuarta fase. Estanflación. En este escenario los precios suelen estar en máximos, lo que genera mucha incertidumbre a los inversores sobre el futuro del panorama, por lo que el activo predilecto será el efectivo en las cuentas corrientes. Aquí, los astutos ya se habrán salido y estarán viendo la caída desde fuera.

Qué decir a la persona que haya entrado mal. Que haya cometido el error de correr detrás del precio de una acción. Que haya cometido el error de no liquidar sus posiciones cuando tenía beneficios y se ve de nuevo en plena bajada. Pues que tenga paciencia, mucha, y que aguante viendo cómo cae su valor, (dentro de un límite, si hablamos que hay una quiebra habría que liquidar inmediatamente con las pérdidas que fuesen) pues la bolsa sigue su ciclo una y otra vez, una y otra vez, y encontrará el momento de salir sin demasiadas pérdidas, o con unas pequeñas plusvalías. Precio a pagar por no haber sabido esperar. De esta manera, esperaremos el doble y sufriremos una agonía que se nos antojará eterna. Pero la paciencia siempre tiene su recompensa. Si, por el contrario, nos desesperamos viendo caer las cotizaciones, y agobiados por las malas noticias decidimos vender, nuestras pérdidas serán el precio a pagar por no haberla tenido.

La paciencia es amarga, pero sus frutos son dulces. Jean Jacques Rousseau.

Pensad en los dos supuestos que os he contado hoy. Pensad si os habéis visto en alguno de ellos, y cómo habéis reaccionado en cada uno. Y por último pensad, que si queréis ser buenos traders, no hay engaño posible: necesitáis ejercitar la paciencia.

La segunda parte, si os han quedado ganas de más, la tenéis pinchando aquí

Alba Puerro.  Fundadora del Blog “La Bolsa como Estadística”. Psicotrading, Conceptos e Historia bursátiles. Colaboradora de Puerto Finanzas  y de ADT AlertasDeTrading.

Si te ha gustado este artículo compártelo en las redes sociales, (no lo copies por favor) a nosotros nos estarás ayudando. Recuerda que puedes seguirnos en Twitter, Facebook y Google+ , y si quieres escribirnos puedes hacerlo a bolsayestadistica@gmail.com. ¡Gracias por leernos!

TIMOS BURSÁTILES – PUMP and DUMP

Pump and dump” (Traducción literal: inflar y tirar), es un tipo de fraude que consiste en difundir un rumor con el fin de inflar artificialmente el precio de unas acciones a través de afirmaciones positivas falsas, erróneas o exageradas, con el fin de vender esas acciones a un precio alto, habiéndolas comprado previamente a un precio muy inferior. Una vez los que las han inflado venden sus sobrevaloradas acciones, el precio cae y los inversores pierden su dinero.

Este timo, se realiza constantemente, el último caso sonado ha supuesto un fuerte golpe para el MAB, del cual aún anda recuperándose. Creo que no hace falta mencionar qué empresa ha sido, dejando a sus inversores estafados.

¿Alguien ha visto la película “El lobo de Wall Street”? Bueno, pues voy a rescatar una escena de la película. Cuando Leo DiCaprio presenta en su oficina a un empresario que hace zapatos, cuya empresa acaba de entrar en el mercado bursátil, diciendo que así empezaron también Gucci y otros, y que le dieran todo su apoyo y empezasen a llamar a sus clientes informándoles de tal acontecimiento, para que comprasen acciones de esta empresa, pues iba a ser una gran oportunidad… acababa de empezar un pump and dump. En ese momento, Leo y sus colegas ya han comprado acciones, y se pone a llamar toda la oficina sin descanso, de mil llamadas, algunas dirán que sí compran (200, 300 personas…) y tras unas jornadas de llamadas y subida del valor de la acción, claramente manipulado por las recomendaciones de los brokers, Leo y sus colegas venden, llevándose el dinero de todos aquellos que las han comprado después. Y estos accionistas, pues tendrán que aguantarse y ver si de verdad esta empresa llega a ser tan grande como Gucci o Armani o por el contrario se va a concurso de acreedores o solicita bancarrota más pronto que tarde.

Leo DiCaprio, el lobo de Wall Street contando y tirando el dinero que ha estafado a los incautos inversores
Leo DiCaprio, el lobo de Wall Street contando y tirando el dinero que ha estafado a los incautos inversores

Pues bien, al más puro estilo “Wolf of Wall Street”, continuamente están sacando noticias falsas de empresas que cotizan (hay que decir que normalmente son empresas con poca capitalización y pocos controles por parte de la CNMV), afirmaciones, que calientan el valor y que la gente que va a invertir (y esto es lo que tiene más delito) no se molesta en contrastar, comenzando un pump and dump del cual, si tienen suerte, saldrán con parte de su capital intacto.

La credulidad es creer con poca evidencia, sin evidencia, o en contra de la evidencia. Tyron Edwards

Siempre que podamos, debemos contrastar la información que nos facilitan los medios y, sobre todo, las redes sociales. Seamos más astutos y menos ingenuos, y pongamos todos nuestros sentidos, ya que estamos poniendo en juego nuestro dinero. Y el mercado siempre intentará llevarse nuestro dinero.

Alba Puerro.  Fundadora del Blog “La Bolsa como Estadística”. Psicotrading, Conceptos e Historia bursátiles. Colaboradora de Puerto Finanzas  y de ADT AlertasDeTrading.

Únete a la #SalaParaTraders

Si te ha gustado este artículo compártelo en las redes sociales, (no lo copies por favor) a nosotros nos estarás ayudando.Recuerda que puedes seguirnos en Twitter, Facebook y Google+ , y si quieres escribirnos puedes hacerlo a bolsayestadistica@gmail.com. ¡Gracias por leernos!